5 Pasos Para Dejar De Fumar

Cambia de perspectiva y deja de fumar en 5 pasos...

Al principio todo parecía color de rosas. Yo no era la más popular en el colegio, pero la gran mayoría sabia mi hombre. Era buena estudiante, con muchos amigos y mis padres bastante permisivos.

Un día decidí comenzar a hacer lo que algunos chicos mas grandes ya hacían: fumar cigarrillos.

Sabia que me gustaban porque había probado uno a escondidas mientras mi mamá dormía una siesta. Y era claro que el hecho de fumar hacía que las chicas se vieran mayores y hasta más sensuales.

Mis padres, siempre han fomentado mi individualidad e independencia.

Con 15 años un día me acerque a ellos y les dije: "Mamá, papá… voy a empezar a fumar regularmente."

Ellos por supuesto odiaron la idea de que me convirtiera en una fumadora más; pero continuando con sus enseñanzas me respondieron que yo sola iba a entender lo malo de mi decisión, y que preferían que lo hiciera abiertamente y pidiera ayuda si la necesitaba en lugar de prohibirmelo y que los fumara a sus espaldas.

Los años pasaron demasiado rápido...Una mañana me desperté pensando que dentro de muy poco tiempo iba a tener 29 años, y que los 30 estaban demasiado cerca.

Ese pensamiento me hizo caer en cuenta de que en tan solo un año, siendo aun tan joven, iba a decir que he fumado por la mitad de mi vida!… ya lo sé, suena horrible!

El pensamiento me atormentó. Me dió miedo pensar en cómo los años de humo en mis pulmones iban a afectar mi cuerpo y bienestar. Pero junto con ello, me afligían otros sentimientos más fuertes y difíciles de combatir.

Yo estaba ya segura de que no quería encontrarme con 40 años y sin poder subir un piso por escalera, o sin poder correr y jugar con mis niños. Menos aún me imaginaba abandonando este mundo de forma prematura y dolorosa; sobretodo una vez que encontré al hombre de mi vida.

Me hice muchas preguntas: Como lo logro? Subiré de peso? Duraré toda la vida como "Ex Fumadora"? Tendré síntomas físicos?

Sin haber logrado responderlo todo ya me ponía mis propios limites: "también quiero perder peso, no puedo con todo a la vez!"; Ahora que es verano y estoy tanto tiempo al aire libre va a ser demasiado difícil".

Las preguntas y dudas eran tantas que me agobiaron. Pase noches sin dormir pensando en mi oscuro futuro, mi piel manchada y arrugada, hasta que un día la luz me iluminó.

Decidí que era mi ultimo día fumando, y sin dar un paso atrás me deshice de los pocos que me quedaban. Me armé de fuerzas y comencé una nueva "Yo" que duraría para siempre.

Estos son mis 5 consejos para abandonar el tabaco:

1. Querer es poder… empieza por hacerte la idea

Déjalo porque quieres y porque sabes que tu objetivo es ser más saludable; no porque alguien dice que huele mal o que no deberías hacerlo. 

Cuando decidas que es hora de dejarlo, no te presiones de un moment a otro. Ponte un límite de tiempo, marca la fecha, y cada vez que pongas un cigarillo en tu boca, piensa en que estás por dejarlo.

2. No te auto-limites

Entiende que todos tus "peros" son excusas. Deja de ser tu propio obstáculo y cree en lo impossible. Tu fuerza de voluntad es mucho más potente de lo que creías. Déjala brillar!

3. Dile "NO" a las tentaciones

Deshazte de todos los cigarrillos que encuentres en tu casa, tus bolsos, tus abrigos. Ya no los tengas contigo y así tendrás menos acceso a tu adición. No te acerques al tabaco ni te expongas a situaciones o personas que fomenten su uso.

4. Opta por obsesiones saludables, no por nuevas addicciones

Cambia tu adicción por hábitos saludables. A veces ver a tus amigos es suficiente; pasear al aire libre, hacer ejercicio. En mi caso también descubrí que gran parte de la adicción era el tener una fijación oral. La simple acción de tener el cigarrillo en mi boca me generaba placer. Por eso elegí suplantarlo con palillos de "tea tree". Me permitían masticarlos y su sabor mentolado generan una sensación que me hacía olvidar del cigarrillo.

5. Hazte adicto a la felicidad

Apóyate en tus seres queridos; pues el motivo #1 que nos conduce a la adicción no es genética, sino la soledad y el descontento con nuestra vida. Alimenta tus relaciones cercanas, cree en tus sueños y lucha por alcanzarlos. En el camino ellos te alejaran de cualquier adicción.